¡Descubre los cambios claves para transformar el Estrés! Porque una persona nunca puede dar lo mejor si se siente asustada.

Aunque el estrés es positivo porque funciona como una chispa que nos motiva a lograr nuevas cosas, cuando se hace crónico, es decir, se convierte en un estrés sostenido que no deja que te recuperes, afecta tu cuerpo, tu mente y tu dimensión anímica, entonces ¿Cómo podemos ir al origen y modificarlo?

  1. Tratarnos como seres humanos con la dignidad y el respeto que nos corresponde. 
  2. Fortalecer nuestra voluntad de reconectar con nosotros mismos a un nivel profundo.
  3. Reconectar con los demás, reconociendo la diversidad, no tolerándola sino celebrándola.
  4. Conectarnos con la naturaleza, respetándola, disfrutándola y siendo agradecidos. 
  5. Hacer ejercicio a diario.
  6. Alimentarnos bien.

Recuerda: “Somos cocreadores de la realidad.”

En el ámbito laboral está comprobado que más del 60% de la población padece de “Burnout” lo que se refleja en agotamiento, mala salud, insomnio, irritabilidad, falta de ilusión por las cosas y desconectarse con la vida. 

¿Cómo hacerle frente al Burnout?

A nivel Individual: 

  1. Desconéctate un tiempo de lo que te estresa: sé realista con tus capacidades y con lo que debes hacer. Si tienes un horario de trabajo, hazlo… Pero cuando llegues a casa, desconéctate de ello. Programa tiempos de desconexión para poder aliviar tu cuerpo y mente.
  2. Presta atención a lo que tu cuerpo te dice: tu cuerpo te habla sin palabras, solo tienes que fijarte en las señales que te envía diariamente. Quizá pienses que un dolor de cabeza solo es porque tienes que beber agua o que el dolor de estómago que tienes es porque comiste algo que te sentó mal. A veces es más simple que esto, en muchas ocasiones el dolor del cuerpo es causado por el estrés y la ansiedad, aprende a prestarle atención a tu cuerpo para saber cuándo estás demasiado cansado.
  3. Pon límites saludables en tus relaciones interpersonales: Aprende a diferenciar lo que te importa y lo que es prioritario y después establece límites saludables al resto. ¡Di no! Siempre que sea necesario por tu bien y no digas SÍ solo por el bien de los demás.
  4. Tiempo de relajación: sí, al Igual que debes aprender a desconectarte de lo que te estresa, también debes aprender a relajarte. Planifica tiempos de relajación diaria y respétalo como las reuniones de trabajo. Aunque solo sea leer durante 20 minutos al día, haz algo que te sea relajante para ti y no lo cambies por nada.
  5. Organiza tu vida: gran parte del estrés que se experimenta diariamente se acaba de no estar bien organizado e intentar abarcar más de lo que se puede. Manejarás mejor lo que te vaya viniendo diariamente, tanto en casa como en el trabajo.
  6. Descansos regulares: Aunque sean 5 minutos, toma descansos regulares durante el día, tanto si estás en el trabajo o si estás realizando quehaceres en casa. Ten un horario y aprovecha el tiempo con tus descansos.
  7. Ten un sistema de apoyo: las personas de tu alrededor pueden ayudarte cuando estás más estresado que nunca, porque estas serán tu mejor aliado contra la guerra  del síndrome de Burnout. Pasar tiempo con personas que se preocupan por ti te alivia del estrés y te recuerda lo bueno que es vivir y pasarlo bien.

A nivel Colectivo: la persona que se siente amenazada nunca puede dar lo mejor, puedes generar entornos laborales amables donde no te sientas vigilado y sientas que eres valorado.

A nivel General: las empresas hoy están cambiando las estructuras. No tiene sentido que una persona trabaje hasta altas horas de la noche, si ha hecho bien su trabajo. 

¿Cómo evitar y combatir el burnout en la empresa?

  • Mantén motivado y activo a tu equipo de trabajo con nuevos retos, desafíos y capacitaciones de su interés. El aprendizaje de nuevas cosas siempre será un golpe anímico, mantiene al “cerebro ocupado” y promueve que tus colaboradores sean más completos en su área. Importante no olvidar que estos desafíos, de una u otra forma, deben ser gratificados y reconocidos en el tiempo.
  • Puedes incluir distintos tipos de beneficios que abarquen todas las áreas posibles, como beneficios con días libres, alimentación, transporte y actividades extralaborales que ayuden emocionalmente y física, entre otras. Esta estrategia mejorará la vinculación de colaborador y empresa.
  • Es de vital importancia conocer las expectativas, ideas y sueños de los trabajadores y procurar que estas se realicen en la medida de lo posible. ¿Realizas encuestas de clima laboral? ¿Consultas a tus trabajadores sobre sus expectativas laborales y personales? Realizar estas prácticas puede ser una gran oportunidad para evitar el burnout. 
  • Valorar y reconocer públicamente los logros de tus colaboradores. Compartirlos con el resto de sus compañeros y premiarlos. ¿Cuentas con un plan de reconocimiento corporativo que motive a tus colaboradores?
  • Promueve el contacto social. 
  • Asocia a tus colaboradores a actividades fuera de lo laboral.
  • Jerarquiza las actividades que componen la vida personal de tu equipo de trabajo.
  • Levanta un programa de educación respecto a la importancia de los tiempos de descanso.
  • Incentiva y premia la actividad física y sana alimentación.
  • Estimula la dimensión creativa y desarrollo de hobbies de tu equipo.

“Una persona ilusionada y motivada rinde mucho más, es más creativa, más emprendedora.”

Cambios físicos, mentales y anímicos claves para transformar el ESTRÉS | Mario Alonso Puig – YouTube

¿Te gustó?, Compártelo en tus Redes Sociales

Pinterest
Facebook
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar